LA MANO QUE MECE EL UNIVERSO

                                                             Para  mi madre

“Cuando me canse de escuchar/ llantos de niños en la brisa/ cuando me canse de mirar/ pueblos que apenas son ceniza/ me iré con lluvias estrelladas/ que son diamantes en el barro/ glacial cometa de miradas/ vivo la noche y desamarro/ y con estrellas miel y flores/ que son rubíes y topacio/ tendré el silencio en los albores/ del infinito eterno espacio” “TIERRA LUNA” de Mario Benedetti

Sobre el Pantocrátor y el siervo-deidad, el hombre, controlador del universo.

Acerca del conceptual mural de Diego Rivera que se encuentra en el Palacio de Bellas Artes.

El presente ensayo puede ser ostentoso por la importancia artística e histórica tanto de Diego Rivera, cómo de su trabajo mismo, pero en lo personal me parece un texto puntual y significativo ya que expone y rescata quizá uno de los murales más polémicos incluso aún del famoso mural:” El Sueño de una Tarde Dominical en la Alameda Central”, insólito por aquella aseveración de: “Dios no existe” que sólo le da salpullido a los mojigatos, de este apoteótico, enciclopédico artista plástico que junto a Orozco y a Siqueiros, representantes titánicos del movimiento muralista Mexicano. Diego Rivera pulsó abierta, visceral y coherentemente su proposición estética, cómo una glorificante daga al ras de la yugular en la periferia del pensamiento, entre dogmas y filosofías de la época, en la que se fraguó está obra del estira y afloja de un treintanario siglo XX que para ese entonces ya había sufrido una Revolución Mexicana, una Revolución Rusa, una Primera Guerra Mundial, y la gran depresión económica norteamericana del ‘29, que cobro muchas vidas, y para el momento en que se realizará este mural, ya se levantaban los hombres sobres los hombres en una España que se debatía entre Falangelistas, comunistas, republicanos y aquél que impuso la mano dura, el dictador Francisco Franco; la guerra civil española, es el lamentable y funesto preludio de la Segunda Guerra Mundial.

Pero Diego Rivera hacía un extensivo recorrido por nuestro bello país tomando una inalcanzable nota de lo más colorido, unos de sus logros fue homenajear a nuestras hermosas indias, robustas y morenas, llenas de vida, llenas de necesidades simples. Éste Diego Rivera que aprendió tanto de la brava y occidental Europa, tan piadosa cómo miserable,  de 1907 a 1921 el asimilaría lo mejor de la escuela de Paris, además de ser amigo de uno de los artistas más revolucionarios y el más importante de este enfermo e iluminado siglo XX, Pablo Picasso. Él también incursiona en las extensiones imaginarias de la principal vista expuesta exigentemente a la óptica, cómo lo es en esencia  el cubismo, camino recorrido por el, sólo que Diego Rivera reconoció sus propios rumbos, y es en ellos dónde encontró la otra propuesta que hace puntual a este trabajo ensayistico, y no ésta en reconocer a Diego Rivera cómo el secretario del Partido Comunista Mexicano, no cómo al tormentoso amante eterno de Frida Kahlo, no tanto cómo al pintor nacional que en sus estampas, frescos, óleos y murales llevo a nuestras hermosas indias a recorrer el mundo entero, no cómo al militante político que hizo posible traer y poner a salvo a León Troski y luego dispararle por celos, sino que encontraremos al Diego Rivera excelso y universal, al propositivo  y curiosamente aligerado cómo un niño ante el impacto de su propia travesura, sólo que en todo caso la travesura de Diego Rivera es una obra fascinante cómo su vida, y que versatilmente ilustra al comunismo, al nazismo, al capitalismo, al materialismo, al Darwinismo social, las ciencias que nos han dado tanta respuestas cómo quebrantos, lo hipócrita de la burguesía, si tuviésemos que etiquetar a Rockefeller, en una briosa y brillante disección que se muestra al desapamparo, no de reconocimento, sino más bien de una critica a la evolución, pero sobre todo y fundamentalmente el carácter ateo y prometéico del mural, en un contrastante concepto de estilo medieval, de la Italia de los etruscos, romanos, primitivos y Renacentistas, de los mosaicos bizantinos de Ravena y Venecia, para retomar al divino y católico pantocrátor, que en conjunto, humaniza, es decir, he de reincidir en la idea de Prometeo, cómo en la de Federico Nieztche de la tesis original de su libro: “Así Hablaba Zaratustra”; cuando dice: “Dios esta muerto, nos hemos quedado al desamparo, debemos buscar al Superhombre”. Este Superhombre que en la vena de la concepción Riveriana es la clase obrera, la mano omnipotente que se adueña del universo. En mi personal perspectiva no comparto el ideal, pero si creo en la humanidad, y este mural contestatario de los años 1933-1934 es en suma inspirador.

Por ello, creo que es muy puntual que este joven poeta, ensayista, pintor y amigo mío, haya escrito este revelador, apasionado, preciso, ilustrativo e introductorio texto, en un ameno, limpio y fino estilo, que hará inevitablemente busquemos más a Diego Rivera, en el Palacio de Bellas Artes, exégesis solícita en el trabajo conceptual de rompecabezas, de graves matices y directos mensajes ávidos en este soberbio mural, realizado por este apreciado y mítico pintor mexicano.

“ EL PANTOCRÁTOR QUE PINTÓ DIEGO RIVERA”

De Luis Urbina

Serie: Exégesis

Edición de Autor 80 pags. México, D.F. 1997.

JOEL GUSTAVO RODRÍGUEZ TORAL

Acerca de ®JOELGUSTAVOSPECIAL®

Hola amigos amigas mi nombre es Joel Gustavo Rodríguez soy mexicano de 45 años, de signo cáncer, actualmente vivo en la ciudad de México, me encantan las mujeres de color como Halle Berry, Gabrielle Union, Sanaa Lathan, y bueno las rubias también cómo Marg Helgenberger, Ami Smart o Kaley Cuoco, me gustan los programas de tv cómo The Big Bang Theory, The Vampires Diaries, Dexter, Raising the Bar, Castle, Law and Order, CSI, Chuck, me gusta leer poesía sobre todo a Pablo Neruda, admiro al Che Guevara y me gusta la música de Jim Morrison y los Doors, The beatles y me encanta mi país y su cultura, amo las pirámides. Bueno les dejo un saludo y les agradezco su amistad. Hello friends friends my name is Joel Gustavo Rodríguez am Mexican 45 years, sign cancer, currently living in Mexico City, women of color like Halle Berry, Gabrielle Union, Sanaa Lathan, I love good and the blondes also how Marg Helgenberger, Ami Smart or Kaley Cuoco, tv programmes I like how The Big Bang Theory, The vampire Diaries, Dexter, Raising the bar, Castle, Law and Order, CSI, Chuck, I enjoy reading poetry above all to Pablo Neruda, admire the Che Guevara and I like the music of Jim Morrison and the Doors, The beatles and I love my country and its culture, I love the pyramids. Well I leave a greeting and thank you for your friendship.
Esta entrada fue publicada en LETRAFAGOS:MIS RESEÑAS Y MIS ENSAYOS LITERARIOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s